Inicio » Autos Clásicos » Ford F100 1953, la historia de un clásico

Ford F100 1953, la historia de un clásico

RM Motors nos presenta esta joya de la vieja escuela restaurada al detalle.
(Fotos: RK Motors)

https://jorgekoechlin.com/wp-content/uploads/2016/02/01.jpg

Por Andrés Aiello

En 1953 Ford celebra su 50 aniversario con una renovación de su serie F. La nueva imagen vino con el agregado de dos ceros al número de serie: la F-1 a F-100 y F-2 y F-3 : F-200 y F-300. La segunda generación de la Serie “F” fue más que un lavado de cara: Ford amplió la distancia entre ejes, y  la suspensión para mejorar la calidad e conducción,  manteniendo la capacidad de acarreo.

El exterior fue re-diseñado por completo, empezando con un gran capot que desembocaba en abultados guardabarros delanteros. Para ayudar con la visibilidad instaló un nuevo parabrisas panorámico de vidrio curvo y el trasero también fue ampliado. En el interior, asientos más amplios, cómodos y ajustables, especialmente diseñados con mejores materiales. El tablero agrupa el conjunto de instrumentos, consolidando una sola unidad con las fichas e interruptores dentro para brindar un mejor alcance por parte del conductor. Una transmisión automática se añadió a la lista de opciones de 1953, y aunque muchos se mostraron escépticos de lo bien que un sistema automático podría funcionar en una camioneta, las pruebas de Ford demostraron que era superior a una transmisión manual en muchas situaciones.

Las opciones del motor sigue siendo el mismo en 1953, y los compradores pueden elegir entre un 6 cilindros o un motor V8 Flathead. Ford presentó su nuevo motor V8 en 1954, era la culminación de cerca de seis años de investigación y desarrollo – y base de los motores del futuro programa de Ford V8. Resulta que Chevrolet presento un V8 y Ford se vio obligado a renovar el Falthead, de esta “obligación” sale el Y-block y se lo llama “Y” al block porque mirado de atrás parece un “y” griega… y no una “V”. Los ingenieros aseguraban que de esta forma el motor tendría un mejor comportamiento, un desempeño superior y un mejor aprovechamiento de la carga de las bielas sobre el cigüeñal. El resultado no fue el esperado pero de cualquier manera fue un buen motor.

A primera vista, el 1956 F-100 parecía similar a su predecesor, pero hubo algunos cambios importantes. El parabrisas envolvente, que aumentaba la visibilidad y una cúpula para la caja de carga. O sea una versión carrozada. En la modificación realizada en 1956  el panel de instrumentos fue elevado y así brindar mejor vista residual y operatividad al conductor. El nuevo V8 fue ajustado en el ’56, con un crecimiento en el desplazamiento a 272 pulgadas cúbicas.

Motor: Ford 5.0 litros V8
Trasmisión: C6 3velocidades automática
Interior personalizado
Aire acondicionado “Vintage”
Aros: 20 pulgadas Vintec
Dirección: De poder con piñón y cremallera
Frenos: Discos delanteros y tambores traseros
Suspensión optimizada

Comentarios